Consejos de Salud Visual

Alimentos indicados para conseguir una salud ocular óptima :

Zanahoria. Alimento rico en beta-caroteno que el organismo transforma en vitamina A ,imprescindible para la retina, mejorando la visión nocturna junto con las uvas y arándanos.

Espinacas. Contienen luteína y zeaxantina que ayudan a prevenir problemas maculares.

Huevos. Un alimento con gran cantidad de aminoácidos, lecitina y azufre, su consumo previene la aparición de cataratas.

Melocotón. Contiene provitamina  A, lo que hace mantener una buena hidratación ocular.

 

Además de la alimentación, las siguientes normas de salud visual ayudan a mejorar los problemas visuales. Aunque no los resuelven totalmente, sí contribuyen a obtener un mejor rendimiento y a reducir la fatiga visual.

Sentarse correctamente con los pies apoyados en el suelo y la espalda recta.

- Los muebles han de ser apropiados: La silla debe ser regulable en altura y la mesa de trabajo debe estar inclinada en un plano de 15 a 20o.

- La iluminación es muy importante. Lo ideal es leer y estudiar con una iluminación en el techo y otra directamente sobre el plano de trabajo, que no dé directamente en los ojos, que no deslumbre y que no haga sombra al escribir. Esta iluminación debe estar colocada a la izquierda si la persona es diestra, o a la derecha si es zurda.

- La distancia de lectura idónea es la que hay desde el codo hasta la primera falange, aproximadamente.

- Los antebrazos han de estar apoyados sobre el plano de trabajo cuando leemos.

- No se debe leer con la cabeza, sino con los ojos. Mover la cabeza cuando leemos puede indicar la existencia de un problema visual.

- La mesa de trabajo debe situarse, a ser posible, delante de una ventana para poder mirar a lo lejos cada cierto tiempo.

- Es recomendable interrumpir periódicamente la actividad visual prolongada en visión próxima, levantando la cabeza o cambiando de postura.

- No se debe ver la televisión con la luz apagada o tumbado en el suelo. También deben evitarse los brillos en la pantalla.

- La dieta alimentaria debe ser rica en vitamina A (leche, zanahorias, ciruelas, yema de huevo), verduras y frutas.

- Es recomendable salir a espacios libres y abiertos, como el campo.