Estrabismo

El estrabismo, también conocido como ojos cruzados, bizcos o desviados, es la incapacidad de alinear los dos ojos en la misma dirección al mismo tiempo.

Un ojo se puede torcer hacia dentro (endotropia), hacia fuera (exotropia) o hacia arriba o hacia abajo (hipertropia).

El ojo desviado puede que aparezca sólo cuando la persona está cansada y puede que se vea doble ocasionalmente. En esta situación, para evitar ver doble, el cerebro intenta ignorar un ojo, desarrollando un ojo vago.

La desviación de los ojos hacia dentro suele aparecer en niños, pero también puede ocurrir en adultos debido a:

- Un mal desarrollo de la coordinación de los ojos en edades tempranas.

- Una hipermetropía alta o una diferencia grande en la graduación entre ambos ojos.

- Problemas con los músculos que controlan los movimientos oculares.

- Traumatismo craneal, trombosis u otros problemas sistémicos.

El tratamiento depende de la causa de la desviación del ojo. Los tratamientos más habituales son:

- Gafas (monofocal o bifocal)

Terapia Visual

- Cirugía de los músculos de los ojos

En algunos casos, la cirugía alinea los ojos en una sola intervención. Pero en otra ocasiones es necesario recurrir a varias intervenciones quirúrgicas para solucionar el estrabismo. Para evitar tener que pasar varias veces por el quirófano, lo indicado es iniciar un programa de  terapia visual antes de la cirugía y continuarlo después de la misma. La terapia visual ayuda a desarrollar una visión binocular que mantiene  los ojos trabajando de manera conjunta.