Ojos vagos

El ojo vago es un término que se utiliza para describir la condición en la que un ojo no ve el 100% con su mejor corrección en lejos y en cerca, bien sea con gafas o con lentes de contacto.

Una persona puede desarrollar un ojo vago por los siguientes motivos:

- Una alteración de la visión de un ojo por traumatismo o enfermedad.

- Diferencias grandes de claridad entre ambos, debido a Hipermetropía, Miopía o Astigmatismo alto.

- Un estrabismo (ojo desviado).

Cuando la claridad o el alineamiento de las imágenes son muy diferentes entre ambos ojos, o si la persona ve doble, el cerebro puede empezar a ignorar la visión del ojo "malo", dando como resultado lo que llamamos Ambliopía. El ojo bueno compensa la mala visión del "ojo vago" de tal manera que el paciente puede no darse cuenta de que ve mal hasta que se le tapa un ojo.

Es importante determinar la causa de la disminución de agudeza visual, para así proporcionar el mejor tratamiento posible.

Tratamiento de la Ambliopía

El tratamiento de la ambliopía suele incluir los siguientes pasos:

- Gafas o lentes de contacto para proporcionar al mejor visión posible en el ojo vago.

- Forzar al ojo vago a trabajar mediante la penalización o parche en el ojo bueno durante un periodo de tiempo corto (máximo 4 horas durante 3 meses).

- Realizar un programa de Terapia Visual  para ayudar a igualar el potencial de ambos ojos, mejorar la visión del ojo vago y restaurar la visión binocular.

El tratamiento que ofrecemos para los ojos vagos es el de trabajar de manera activa el ojo menos funcional. Al principio se necesita la ayuda de un parche con un máximo de 4 horas, pero teniendo como meta que ese parche se retire como muy tarde en 3 meses. A continuación, empezaríamos a trabajar con los dos ojos para enseñar el cerebro a ser binocular y así evitar regresiones.